El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) lanzó el 30º Informe Global de Desarrollo Humano 2020, incorporando por primera vez la sostenibilidad medioambiental como factor del desarrollo de los países, contemplando un nuevo indicador de Ajuste a las Presiones Planetarias.

Con este nuevo indicador de sostenibilidad, el Índice de Desarrollo Humano (IDH) que hasta ahora sólo contemplaba dimensiones de ingresos, salud y educación, reduce el valor del índice de cada país en la medida que genera mayores emisiones de CO2 por persona y eleva su “huella material” entendida como la proporción del total de materiales que extraen del medio ambiente para generar tal desarrollo.

Este año, el IDH para Chile fue de 0,851, alcanzando la categoría de países con desarrollo humano “muy alto” y posicionándose en el lugar número 1° en Latinoamérica y 43 a nivel mundial. Sin embargo, luego de incorporar el nuevo factor medioambiental Chile sube 14 puestos alcanzando la posición 29 en el mundo.

Mientras tanto, en el otro extremo en Latinoamérica se encuentra Haití, el cual resultó ser el país peor evaluado con una puntuación de 0,510, la que no le permite siquiera superar un nivel de desarrollo humano catalogado como “bajo”.