El 29 de diciembre habría llegado un alumno a la oficina de la FEPUCV con el objetivo de desafilarse de este organismo estudiantil. Su petición fue recibida por los dirigentes, sin embargo es altamente probable que sea rechazada, principalmente porque los estatutos de la organización no tienen contemplada la desafiliación.

La organización presidida por Jorge Rauld (Izquierda Autónoma) ya había previsto que podría suceder una situación similar, luego de que en julio del año pasado un estudiante renunciara a la federación de estudiantes de la FEUTFSM, tras un contundente fallo a su favor en la Corte de Apelaciones de Valparaíso.

En el anterior contexto, y durante la Convención de Estudiantes  de 2015 (máxima instancia de participación estudiantil en la PUCV), fue presentado con el patrocinio del Centro de Estudios Equidad Ξ una propuesta para crear un mecanismo interno de desafiliación basado en la libertad de asociación, del mismo modo en que ésta es reconocida y respetada por todas las demás clases de asociaciones en el país (sindicatos, gremios, clubes deportivos, juntas de vecinos, organizaciones comunitarias, etc.).

Sin embargo, tras su discusión, este proyecto fue rechazado por un 80% de los estudiantes participantes en la instancia. Por esta razón, los estatutos de la FEPUCV siguen sin contemplar un mecanismo de desafiliación interno decidido y legitimado por los propios estudiantes, por lo que la única alternativa con que cuentan los estudiantes que se ven representados de manera forzosa y obligatoria por su Federación sigue siendo la vía externa, mediante la presentación de un recurso de protección en la Corte de Apelaciones respectiva.

La posición de Equidad Ξ

En relación a la actual situación de la FEPUCV, Francisco Costa, Subdirector Ejecutivo de Equidad Ξ, comenta que “estamos hablando de un derecho consagrado no solo en la Constitución chilena sino en todos los pactos internacionales sobre derechos humanos, por lo que es nuestro deber como estudiantes respetar y defender la libertad de asociación de nuestros compañeros. Nuestra línea es que como estudiantes pertenezcamos a la FEPUCV por convicción, no por imposición. 

Sin embargo, creemos que es un asunto que debemos resolver de manera interna y participativa, ya que más allá de ser un valor en sí mismo, la libertad de asociación es una garantía para asegurar la legitimidad de una Federación que realmente cuente con el respaldo de todos sus miembros, velando efectivamente por los intereses de sus afiliados. El que no existan mecanismos internos y sea necesario acudir a las cortes de justicia significa un fracaso de todos quienes conformamos estas organizaciones estudiantiles en el país.”

 

Revisa el reportaje de El Mercurio aquí.